Pérdida gestacional
La pérdida gestacional es la pérdida del embarazo . Cuando ocurre antes de la semana 20 se llama aborto. Si, además, ocurre en el primer trimestre se la llama pérdida temprana. Una pérdida temprana es un evento frecuente ya que puede verse en hasta 1 de cada 4 mujeres por demás normales. En cambio, dos o más pérdidas tempranas (pérdida recurrente) o, al menos, una pérdida tardía son eventos infrecuentes. La OMS clasifica la muerte fetal en tres grandes grupos, el primero la muerte fetal temprana, aquella que ocurre antes de la semana 20 de gestación; el segundo, la muerte fetal intermedia que ocurre entre la semana 20 y la 28; y el tercero, la muerte fetal tardía que ocurre después de la semana 28. Dado que es difícil en ocasiones determinar la edad gestacional se considera muerte fetal temprana la del feto menor de 500 g, muerte fetal inmadura o intermedia la del que tiene entre 500 y 999 g, y muerte fetal tardía la del feto pretérmino que pesa entre 1000 y 2500 g o a término si el peso es mayor de 2500 g. Definimos entonces “Pérdida gestacional temprana” o aborto, a la interrupción y/o expulsión de la gestación antes de la semana 20 de embarazo o del feto-embrión menor de 500 g. La pérdida de un embarazo—sin importar la duración—involucra más que la pérdida de un feto. Para muchas mujeres, el aborto produce también sentimientos de pérdida y pesar. ¿Cuáles son las causas? Una pérdida gestacional responde a defectos genéticos del embrión, presencia de infecciones o alteraciones anatómicas u hormonales de la madre o alteraciones en los espermatozoides del padre. Más raramente puede deberse a alguna forma de incompatibilidad inmunológica entre el padre y la madre. También puede deberse a la trombosis (formación de coágulos sanguíneos) a nivel de la placenta. En el caso de una pérdida temprana, en más del 95% de los casos se deben a alteraciones genéticas en el embrión, las cuales aparecen al azar y no tienen porqué repetir en un futuro embarazo. En esta situación, la mujer no necesita someterse a estudios y la conducta es volver a intentar el embarazo. En el caso de pérdidas tempranas recurrentes o de una pérdida tardía, deberán realizarse estudios anatómicos, hormonales e infectológicos maternos y un espermograma paterno así como estudios genéticos de los padres. En un 10-20% de los casos la causa será una trombofilia materna congénita o adquirida. Es posible identificar la causa del aborto espontáneo en la mayoría de los casos que se someten a estudio cuidadoso. Esto da una frecuencia de factores causales muy similar en varias revisiones. La causa genética Es en todas las series la más frecuente y ocupa entre 50 y 65% de todos los casos, aunque la determinación del origen de un cigoto anormal es un proceso difícil, complejo y costoso que solamente estaría indicado en el estudio del aborto recurrente y en algunos casos muy puntuales. La causa endocrina Son muchas las interacciones hormonales y enzimáticas que se presentan durante la gestación, luego las alteraciones en estas podrían ser fácilmente responsables de trastornos en el curso y pronóstico del embarazo. Una de las más estudiadas es el déficit de progesterona, atribuido principalmente a una deficiencia del cuerpo lúteo, siendo además una entidad sobrediagnosticada y tratada que requeriría la determinación de los niveles sanguíneos de progesterona durante el embarazo (no olvidar las grandes variaciones, ya que la liberación de esta es pulsátil por el cuerpo lúteo), y la biopsia endometrial en pacientes no gestantes para el diagnóstico preciso . La infección Es una causa no muy común de pérdida gestacional temprana, no se relaciona exclusivamente con las infecciones del grupo TORCH que se conoce producen diferentes grados de alteración fetal, sino que compromete patologías frecuentes como pielonefritis, infecciones de las vías respiratorias superiores, del aparato gastrointestinal y otras menos frecuentes como el paludismo o la fiebre tifoidea. Las alteraciones anatómicas Estas pueden ser primarias o congénitas y secundarias o adquiridas. Dentro del grupo de las congénitas tenemos todos los defectos mullerianos como el útero bicorne y tabicado y otros como la duplicación uterina, el útero unicorne, etc. que ocasionan pérdida gestacional temprana por diferentes mecanismos como dificultad para la anidación, riego sanguíneo insuficiente, cérvix incompetente etc. Placentación defectuosa Las anomalías placentarias que ocasionan cambios inadecuados de las arterias espirales y no permiten la formación de canales vasculares amplios con la pérdida de la capa músculo elástica y su reemplazo por tejido trofoblástico se conocen como placentaciones anormales y dan origen a una serie de afecciones entre las que se encuentran la preclampsia, el RCIU y la pérdida gestacional temprana.

Pérdida de embarazo . Satélite y Lomas

Verdes, Edo. de México

Dr. Germán Gabriel Palacios López Médico Cirujano Militar - Ginecólogo y Obstetra
Dra. Yedid Medina Nava Médica Cirujana - Ginecóloga y Obstetra

Ginecología y Obstetricia en Satélite y Lomas Verdes

www.ginecologosatelite-lomasverdes.com.mx - Dr. Palacios y Dra. Medina
Star Médica Lomas Verdes, Suite 3 Piso 11, Avenida Lomas Verdes 2165, Los Alamos, 53230 Naucalpan de Juárez, Estado de México

Dra. Medina - Dr. Palacios . Ginecología . Obstetricia . Cirugía Laparoscópica

(55) 5344 7353
55 6090 3363 / 55 4906 0765
Teléfonos para Citas y Urgencias:

Servicios médicos - Ginecología y obstetricia

Consulta a tu Ginecólogo - Citas: (55) 5344 7353 Satélite y Lomas Verdes, Naucalpan, Estado de México
Germán Gabriel Palacios López - Doctoralia.com.mx
Pérdida gestacional

Pérdida de embarazo

Satélite y Lomas Verdes,

Estado de México

Dra. Yedid Medina - Dr. Germán

Palacios . Ginecología Obstetricia .

Cirugía Laparoscópica

Dr. Germán Gabriel Palacios López Médico Cirujano Militar - Ginecólogo y Obstetra
Dra. Yedid Medina Nava Médica Cirujana - Ginecóloga y Obstetra
Star Médica Lomas Verdes, Suite 3 Piso 11, Av. Lomas Verdes 2165, Los Alamos, Naucalpan de Juárez, Estado de México
Ginecología y Obstetricia en Satélite y Lomas Verdes
(55) 5344 7353
55 6090 3363 / 55 4906 0765
Teléfonos para Citas y Urgencias:
Consulta a tu Ginecólogo - Citas: (55) 2625 1700 Extensión 21103 Tecamachalco - La Herradura, Naucalpan, Estado de México

Servicios médicos -

Ginecología y obstetricia

La pérdida gestacional es la pérdida del embarazo . Cuando ocurre antes de la semana 20 se llama aborto. Si, además, ocurre en el primer trimestre se la llama pérdida temprana. Una pérdida temprana es un evento frecuente ya que puede verse en hasta 1 de cada 4 mujeres por demás normales. En cambio, dos o más pérdidas tempranas (pérdida recurrente) o, al menos, una pérdida tardía son eventos infrecuentes. La OMS clasifica la muerte fetal en tres grandes grupos, el primero la muerte fetal temprana, aquella que ocurre antes de la semana 20 de gestación; el segundo, la muerte fetal intermedia que ocurre entre la semana 20 y la 28; y el tercero, la muerte fetal tardía que ocurre después de la semana 28. Dado que es difícil en ocasiones determinar la edad gestacional se considera muerte fetal temprana la del feto menor de 500 g, muerte fetal inmadura o intermedia la del que tiene entre 500 y 999 g, y muerte fetal tardía la del feto pretérmino que pesa entre 1000 y 2500 g o a término si el peso es mayor de 2500 g. Definimos entonces “Pérdida gestacional temprana” o aborto, a la interrupción y/o expulsión de la gestación antes de la semana 20 de embarazo o del feto-embrión menor de 500 g. La pérdida de un embarazo—sin importar la duración—involucra más que la pérdida de un feto. Para muchas mujeres, el aborto produce también sentimientos de pérdida y pesar. ¿Cuáles son las causas? Una pérdida gestacional responde a defectos genéticos del embrión, presencia de infecciones o alteraciones anatómicas u hormonales de la madre o alteraciones en los espermatozoides del padre. Más raramente puede deberse a alguna forma de incompatibilidad inmunológica entre el padre y la madre. También puede deberse a la trombosis (formación de coágulos sanguíneos) a nivel de la placenta. En el caso de una pérdida temprana, en más del 95% de los casos se deben a alteraciones genéticas en el embrión, las cuales aparecen al azar y no tienen porqué repetir en un futuro embarazo. En esta situación, la mujer no necesita someterse a estudios y la conducta es volver a intentar el embarazo. En el caso de pérdidas tempranas recurrentes o de una pérdida tardía, deberán realizarse estudios anatómicos, hormonales e infectológicos maternos y un espermograma paterno así como estudios genéticos de los padres. En un 10-20% de los casos la causa será una trombofilia materna congénita o adquirida. Es posible identificar la causa del aborto espontáneo en la mayoría de los casos que se someten a estudio cuidadoso. Esto da una frecuencia de factores causales muy similar en varias revisiones. La causa genética Es en todas las series la más frecuente y ocupa entre 50 y 65% de todos los casos, aunque la determinación del origen de un cigoto anormal es un proceso difícil, complejo y costoso que solamente estaría indicado en el estudio del aborto recurrente y en algunos casos muy puntuales. La causa endocrina Son muchas las interacciones hormonales y enzimáticas que se presentan durante la gestación, luego las alteraciones en estas podrían ser fácilmente responsables de trastornos en el curso y pronóstico del embarazo. Una de las más estudiadas es el déficit de progesterona, atribuido principalmente a una deficiencia del cuerpo lúteo, siendo además una entidad sobrediagnosticada y tratada que requeriría la determinación de los niveles sanguíneos de progesterona durante el embarazo (no olvidar las grandes variaciones, ya que la liberación de esta es pulsátil por el cuerpo lúteo), y la biopsia endometrial en pacientes no gestantes para el diagnóstico preciso . La infección Es una causa no muy común de pérdida gestacional temprana, no se relaciona exclusivamente con las infecciones del grupo TORCH que se conoce producen diferentes grados de alteración fetal, sino que compromete patologías frecuentes como pielonefritis, infecciones de las vías respiratorias superiores, del aparato gastrointestinal y otras menos frecuentes como el paludismo o la fiebre tifoidea. Las alteraciones anatómicas Estas pueden ser primarias o congénitas y secundarias o adquiridas. Dentro del grupo de las congénitas tenemos todos los defectos mullerianos como el útero bicorne y tabicado y otros como la duplicación uterina, el útero unicorne, etc. que ocasionan pérdida gestacional temprana por diferentes mecanismos como dificultad para la anidación, riego sanguíneo insuficiente, cérvix incompetente etc. Placentación defectuosa Las anomalías placentarias que ocasionan cambios inadecuados de las arterias espirales y no permiten la formación de canales vasculares amplios con la pérdida de la capa músculo elástica y su reemplazo por tejido trofoblástico se conocen como placentaciones anormales y dan origen a una serie de afecciones entre las que se encuentran la preclampsia, el RCIU y la pérdida gestacional temprana.
Germán Gabriel Palacios López - Doctoralia.com.mx